**Mar**09292020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home Bilbao Grupo municipal PNV Las políticas sociales en el Ayuntamiento de Bilbao

Las políticas sociales en el Ayuntamiento de Bilbao

La Villa de Bilbao tiene un reto y una obligación, hacer de la ciudad una ciudad social donde sus individuos sean protegidos de aquellas circunstancias de la vida, edad, situación económica, situación vital, empleo, etc., de todas aquellas circunstancias que impliquen un riesgo para la dignidad de las personas y una obligación, transformar la ciudad, para que sea amigable con sus vecinos y vecinas. Debemos ser sensibles a estas situaciones, sin escapar de la responsabilidad individual y colectiva de hacer que nuestros servicios sociales sean sostenibles en el tiempo, que los mismos sean cuidados y respetados por todos.

Progresivamente se han ido instalando entre nosotros un concepto de derecho subjetivo, la sanidad, la educación, los servicios sociales y dentro de poco la vivienda, han pasado a ser elementos indisolubles del estado de bienestar, en el entorno donde vivimos, Euskadi.

La crisis ha aumentado esa conciencia de la necesidad de tener unos derechos cubiertos por la solidaridad y la corresponsabilidad de todos.

Es cierto que el camino por delante va a ser arduo y va a exigir el aporte de nuevos recursos económicos.

En Bilbao, las políticas sociales son complementadas y coordinadas entre las tres instituciones Gobierno Vasco, Diputación y Ayuntamiento, esa colaboración interinstitucional es imprescindible para poder dar cobertura y soluciones a las necesidades de los bilbaínos y bilbaínas. La Ley de Servicios Sociales de Euskadi, ya establecía las competencias y responsabilidades de cada uno. Quiero recordar aquí que también la iniciativa privada y otras instituciones como Caritas, Cruz Roja, Banco de Alimentos, etc. son absolutamente necesarias en nuestras políticas de solidaridad. Con la participación de todos, ganaremos todos.

Desde el Area de Acción Social y Vivienda del Ayuntamiento de Bilbao, se realizan actividades sectoriales, destinadas a diferentes colectivos según sus necesidades.

Nuestros Servicios Sociales de Base cubren la atención primaria social, ayudan, informan, asesoran, diagnostican y buscan que actuaciones serán más eficaces para resolver los problemas de las personas, más de 43.000 cada año.

En el campo de las personas mayores, nuestras actuaciones principales son: La promoción de la autonomía y el apoyo a la dependencia, a través del servicio de ayuda a domicilio o las viviendas comunitarias. Nuestra preocupación por el envejecimiento activo, el apoyo a todas las asociaciones de mayores y jubilados, o el Plan de Ciudades Amigable con los Mayores con participación de la mayoría de las áreas municipales y las asociaciones, constituyen objetivos para que Bilbao sea una ciudad social.

La siguiente línea de actuación es la situación de riesgo de desamparo o de desprotección infantil. Más de 800 menores atendidos y otros 800 miembros de su familia. A esta actuación también se le une el
programa de control del absentismo escolar como un indicador de riesgo o diagnóstico de los niños, niñas y adolescentes con problemas en su periodo escolar.

Se realizan actuaciones específicas para colectivos y barrios con mayor riesgo. En el corto plazo de nuestra atención sobre la infancia debe reformarse, coordinando la política del Ayuntamiento en educación, ocio, cultura, deporte, formación, espacios verdes, zonas de juego y esparcimiento y un largo etc.

Destacar las aportaciones de las asociaciones y entidades que trabajan en el campo de los menores y la infancia en Bilbao.

La crisis económica, con sus altas cifras de paro, superior al 16%, está siendo la causa del incremento de personas en riesgo de exclusión social. Es cierto que estamos mejor que en otras comunidades autónomas del estado donde estas tasas en ocasiones se duplican respecto al País Vasco. Y también las cifras de paro juvenil, por encima del 45%, nos hablan de una generación joven con muchos riesgos. Todo ello está generando una situación donde muchas familias están viviendo una situación dramática, pérdida progresiva del empleo y consumo de los ahorros existentes, finalización del los ingresos procedentes del desempleo y necesidad de acceso a una renta social. Euskadi se dotó de un instrumento que está siendo un flotador clave de esta situación y es la renta de garantía de ingresos y la prestación complementaria de vivienda. En Bilbao, en el año 2013, la RGI representa ingresos de 117 millones de euros y más de 15.000 unidades familiares atendidas; la PCV fue de casi 19 millones de Euros, con 5.800 atendidos. La población parada en Bilbao es de casi 31.000 personas en diciembre de 2013. La RGI y la PCV, se financian y gestionan a través del Gobierno Vasco y es un derecho subsidiario.

Nuestro objetivo como ciudad es paliar los efectos catastróficos de la crisis económica con actuaciones en materia de las tres necesidades básicas, alimentación, vestido y vivienda. Se destinan sumas de 5 millones de Euros, el 70% en el ámbito de la vivienda, arrendamientos, mantenimiento, separaciones, es endeudamiento.

En los aspectos de alimentación y vestido, colaboramos y financiamos a otras instituciones, como Cruz Roja, Caritas y Banco de Alimentos, con programas específicos. Es muy importante la solidaridad individual de muchos bilbaínos y bilbaínas, con sus aportaciones económicas y en especies a las diferentes campañas de sensibilización y recogida de recursos que se realizan.

Nuestra impresión, y así lo avala el incremento progresivo de peticiones, que estas consecuencias de la crisis persistirán muchos años y es nuestra responsabilidad seguir recordando a la ciudadanía que hay muchas personas que lo están pasando y lo pasaran muy mal. Mientras el paro no vaya disminuyendo y se produzca empleo, van a pasar unos años donde la solidaridad privada y pública van a ser absolutamente necesarias. Es cierto que la solución a largo plazo sólo pasa por el empleo en buenas condiciones y sostenible en el tiempo, pero en este tránsito a ese momento, exigirá que nuestra sensibilidad y aportaciones se mantengan en el tiempo.

En la atención a los grandes excluidos, a los que no tienen vivienda, a las personas sin hogar y sin techo, vamos a seguir dedicando también nuestro esfuerzo a través de los albergues municipales y los comedores sociales, así como del asesoramiento y atención a través de los equipos de calle y el Servicio Municipal de Emergencias Sociales (SMUS).

Por último, quiero hacer referencia a una parte imprescindible en la integración social de las personas y de sus respectivos proyectos de vida, de la vivienda. La pérdida de la vivienda es el paradigma de la exclusión, es el precipicio donde la dignidad personal se estrella, donde el proyecto de vida puede truncarse. La emancipación, la constitución de una familia, el desarrollo de la convivencia decidida por uno, hasta el propio envejecimiento digno, pueden ser alteradas negativamente.

Por ello, la vivienda tiene una importancia capital en la vida de las personas y en esta situación de crisis económica, hipotecaria, y de alquiler, adquiere una mayor trascendencia con la consecuencia de la aparición de los desahucios.

Bilbao tiene una política histórica de viviendas sociales en alquiler, con 4.000 viviendas sociales, que le permite tener valor añadido en sus actuaciones. La propia política del Gobierno Vasco de reorientar hacia el alquiler en las viviendas sociales y en las futuras, nos dice que el alquiler social deber ser una formula cuyo porcentaje se incremente de forma sustancial los próximos años. Pero ahora debemos tener mucha mayor sensibilidad en las situaciones de emergencia social derivadas de la crisis económica.

Nuestra actuación como Ayuntamiento va dirigida en primer lugar a evitar que las personas tengan que abandonar su vivienda actual, a través de ayudas en el pago de mensualidades de hipoteca o de renta de alquiler, a través de ayudas económicas, AES, Ayudas Municipales o Plan de Pobreza. Para todo ello se ha desarrollado un servicio conjunto entre Acción Social y Viviendas Municipales, con la colaboración del Juzgado, que pretende valorar y diagnosticar sobre la situación jurídica y procesal, dar orientaciones sobre cada caso particular, utilización de otros recursos relacionados con Gobierno Vasco, entidades privadas, bancos y cajas y las ayudas económicas orientadas hacia el pago de mensualidades, venta o hipoteca o al adelanto de mensualidades para un nuevo alquiler. Valorar su derecho o no a una vivienda municipal o realojo en caso de desahucio si cumplen los requisitos de acceso. Estas son las actuaciones de este Servicio.

En el 2013 se atendieron a 493 familias con 71 casos atendidos en asesoría jurídica, 330 ayudas económicas y adjudicación de 12 viviendas. El cupo de 30 viviendas municipales podrá ampliarse en caso de ser necesario.

Hemos flexibilizado los alquileres a través de una clausula de reducción al pago de renta de alquiler al 30% de los ingresos existentes, como otra medida de paliar las consecuencias de la crisis.

Estamos seguros que con la Ley de Vivienda, en trámite de aprobación en el Parlamento Vasco, nos dará nuevos instrumentos para el desarrollo de una política social de vivienda.

Necesitamos la colaboración y participación de todos para ayudar a las personas y familias en situación de necesidad, lo decía al principio, con la participación de todos, ganamos todos.

Licencia de uso

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**