Vie08182017

Last updateJue, 17 Ago 2017 1pm

Back Está aquí: Home Euskadi Kutxa presenta en Donostia la exposición “Bideak” de Eduardo Chillida

Kutxa presenta en Donostia la exposición “Bideak” de Eduardo Chillida

"El camino como concepto es un tema fundamental para el hombre y, en mis dibujos, lo he tenido muy en cuenta; los recorridos de la vida, las señales, las huellas de la vida, eso son los caminos, las huellas de la vida". Esta frase de Eduardo Chillida resume el espíritu con el que se ha concebido la próxima exposición consagrada al artista titulada "Bideak" (caminos, en euskera), que se inaugurará el próximo 19 de junio y permanecerá en la Sala kubo-kutxa de Donostia-San Sebastián hasta el 30 de septiembre de 2014.

Esta exposición, comisariada por Ignacio Chillida, adquiere una relevancia especial, ya que se muestra en la ciudad donde Eduardo Chillida nació y vivió, y donde desarrolló su trabajo a lo largo de más de cincuenta años. Desde 1992, la ciudad natal del artista no disfrutaba de una exposición tan destacada que permitiese ver su obra.

La muestra reivindica la faceta más cercana y humana del artista, preocupado por su entorno, defensor a ultranza de los derechos humanos y de la salvaguarda de la naturaleza, cuestiones que se visibilizan de un modo más tangible en su trabajo más gráfico, en el diseño de logos y carteles para diversas causas, organismos o instituciones.

Para Kutxa, esta muestra es una oportunidad de satisfacer una demanda que la ciudad
tiene con uno de sus creadores más ilustres, con el más universal de sus artistas, quien, precisamente, fue autor de la marca que acompañó a Kutxa en su nacimiento (1990).

Las obras
"Bideak", ideada en tres bloques, aprovecha la distribución de los espacios expositivos, lo que permite transitar por las salas sin un itinerario marcado a priori e invitando al espectador a trazar su propia ruta y a crear nuevos caminos alrededor de las obras que irán modificándose en función de la mirada de cada uno.

Primera sala. La impronta de Chillida: monumentos públicos y grafismo
La obra que va a acoger la primera sala recuerda la figura de un artista con un alto grado de compromiso, implicado en la sociedad de la cual era parte activa. Así, las obras expuestas en esta sala recogerán, por un lado, sus monumentos públicos, obras pertenecientes a la ciudadanía y, por otro, su faceta más próxima al mundo del diseño gráfico, materializada en la realización de logos, anagramas y carteles diseñados para diversas causas, organismos e instituciones.

Segunda sala. Aztarnak (Huellas)
En la segunda sala, las obras de las que se podrá disfrutar oscilan en un amplio periodo de tiempo, desde 1954, fecha de realización de Ilarik II, hasta el año 2000 cuando Chillida esculpe el monumental alabastro Homenaje a Pili. De esta manera, sin ser una exposición antológica y evitando toda lectura meramente cronológica, se ofrece una visión lo más completa posible del trabajo del artista, generando interrelaciones entre las obras expuestas o bien invitando a la abstracción y a la contemplación de cada pieza en su individualidad.

Collages, dibujos, grabados, gravitaciones y esculturas de acero, granito, alabastro o tierra permitirán introducirnos en el universo creativo de Eduardo Chillida.

Tercera sala. El Peine del Viento: La última sala estará íntegramente dedicada a su obra más emblemática, El Peine del Viento. Ideado en acero corten para resistir a la fuerte erosión del mar, se compone de tres sólidas formas de acero aferradas a las rocas que se abren como garras y desafían las leyes de la naturaleza.

Los tres elementos limitan el lugar para construir un espacio sagrado que conecta al hombre consigo mismo y con el cosmos, un lugar de encuentros entre el hombre y la naturaleza.

Acerca de Eduardo Chillida

Eduardo Chillida es un artista natural de Donostia (10 de enero de 1924-19 de agosto de 2002), que ha pasado a la historia por su trabajo en la escultura y su dominio de los materiales y el espacio. Su obra está presente en los grandes museos y colecciones de todo el mundo, y sus esculturas se encuentran frente al mar como en San Sebastián y en ciudades como Washington, París, Lund, Munster, Madrid, Helsinki, Basilea, Palma de Mallorca, Gernika o Berlín. Sobre su obra han escrito arquitectos, matemáticos, filósofos como Martín Heideggeer y Emile Cioran, o poetas como Octavio Paz.

Licencia de uso