Vie07212017

Last updateJue, 20 Jul 2017 8pm

Back Está aquí: Home Bilbao Grupo municipal Udalberri El ruido que nos quita el sueño

El ruido que nos quita el sueño

 

El pasado mes de mayo fue aprobada en Pleno, una proposición de nuestro grupo en la que instábamos al Gobierno Municipal a que en el marco de la Estrategia Sonora de Bilbao que se está realizando, se delimiten de forma específica y desagregada aquellas áreas acústicas con predominio de suelo de uso residencial que tengan una concentración de actividades de ocio nocturno a los efectos de, en el supuesto de contravenir los objetivos de calidad acústica fijados reglamentariamente, poder tomar las medidas de prevención y corrección de su impacto acústico.


Es un tema polémico sin duda, sobre todo porque a menudo el ruido sobre todo nocturno, quita el sueño a las y los bilbaínos. El sonido es una parte importante de la comunicación, de la cultura y de la vida en general; sonidos que caracterizan los distintos sitios de nuestra ciudad, conformando lo que se ha venido a llamar el "paisaje sonoro".

 

No obstante, este mismo sonido, cuando es especialmente intenso, se transforma en ruido ambiental que incide de forma negativa en el bienestar urbano pudiendo incluso generar trastornos en nuestra salud. De ahí, la progresiva atención que desde la legislación y las instituciones se ha venido prestando al tema del ruido.

El Anexo III del Decreto 213/2012 de Contaminación Acústica del País Vasco, de 16 de Octubre, establece como una de las directrices para la delimitación de las áreas acústicas en su letra b) la conveniencia de establecer fracciones en la delimitación para ajustar dicha delimitación a la realidad existente; aspecto que no fue considerado en la actual delimitación municipal de las áreas acústicas del año 2015 respecto a las zonas con concentración de establecimientos de ocio. En los mismos términos aparece referido el mismo criterio en el Real Decreto 1367/2007, de 19 de Octubre.

En las ciudades actuales, los focos de ruido fundamentales los constituyen nuestras propias actividades cotidianas. Pero a este ruido, hay que sumar el añadido que se produce específicamente en zonas con concentración de actividades dedicadas al ocio nocturno; actividades que constituyen uno de los principales focos de contaminación acústica nocturna y donde es prioritario buscar las condiciones que aseguren la compatibilidad y el equilibrio entre el derecho al ocio nocturno y el derecho al descanso de la ciudadanía.

Un buen ejemplo de todo ello es la preocupación que nos han trasladado los vecinos y vecinas de diferentes barrios de la Villa, del distrito de Abando en relación a las molestias que sufren, preocupación que ha sido transformada en acción, ya que los propios vecinos implicados han presentado tres proyectos en los presupuestos participativos del Ayuntamiento con el objetivo de solucionar la problemática existente.

Por todo ello, es necesaria la intervención de nuestro Ayuntamiento. Mientras lo tradicional era que se controlaran los niveles de ruido generados por las actividades de ocio dentro de los locales y que debe seguir haciéndose de forma rigurosa, la legislación antitabaco y la proliferación de las terrazas en calles ha provocado que el foco de ruido por la concentración humana se termine trasladando al espacio público.

En algunas ciudades, como es el caso de Bilbao, se observa además la tendencia que siguen las actividades de ocio nocturno concentrándose en determinadas zonas: Casco Viejo, Ledesma, Jardines de Albia, Licenciado Poza, Uribitarte o Rodríguez Arias, entre otras... Circunstancia que provoca que se haya considerado oportuno tomar determinadas medidas – recientemente de carácter urbanístico (Casco Viejo, Ensanche – para proteger el medio ambiente urbano, en fomento de un equilibrio entre la actividad económica y residencial y los derechos al descanso y al ocio.

De este modo, entendemos que el Ayuntamiento debe reforzar la adopción de medidas de protección en torno a este problema con el agravante de que se produce principalmente durante el período nocturno, y cuando la mayoría de la ciudadanía descansa. En ese sentido, y aunque la Ley no obligue a ello, creíamos oportuno incluir también este importante foco de ruido como uno más, junto a los ya recogidos en la legislación, como es el caso del tráfico rodado.

Decimos que nos parece pertinente porque este estudio nos permitiría acercarnos al conocimiento del problema, ajustando de forma precisa el comportamiento y tipología de ruido de estas actividades, además de poder realizar una óptima gestión municipal que asegure la convivencia de estas actividades en el entramado urbano residencial.

Este tipo de iniciativas como la que se va a poner en marcha, no sólo tienen un valor técnico-urbanístico sino que toda la información recogida permitiría anticipar, prevenir o cuando menos mitigar muchos de los problemas o conflictos generados por el exceso de ruido, generando conocimiento para la prevención de los mismos, evitando tener que gastar tiempo y sobre todo recursos, cuando el problema ya se ha manifestado e incluso enquistado, como parece que están algunos en este momento. En definitiva, con esta proposición pretendemos aportar en la construcción de una convivencia sana para nuestra ciudad.
Por todo ello, desde UdalBerri – Bilbao en Común entendemos oportuno que la delimitación de las futuras zonas acústicas se proceda a identificar estas mismas zonas de concentración de actividad hostelera, con fuerte impacto acústico, para poder comprobar, mediante las oportunas mediciones, el cumplimiento de los objetivos de calidad acústica garantizados a toda la ciudadanía de Euskadi de forma reglamentaria por la normativa arriba referida y que sólo pretende mejorar la vida de las personas.
Esa y no otra, debe ser nuestra obligación.

Carmen Muñoz
Udalberri Bilbao en Común