Mar02212017

Last updateLun, 20 Feb 2017 6pm

Back Está aquí: Home De interés Especiales La revolución digital: la supervivencia de las empresas

La revolución digital: la supervivencia de las empresas

Las transformaciones tecnológicas se han acelerado de tal forma en los últimos tiempos que impregnan todos los sectores de la sociedad. Una verdadera revolución digital ha dado paso a fenómenos tan extendidos como las redes sociales o el enorme incremento de información disponible, valiosa para estrategias empresariales. Ante esto, las compañías no tienen más remedio que renovarse y adaptarse a un nuevo modelo de negocio. Porque, la supervivencia ya no está asegurada a empresas más grandes, sino a las que mejor se acomoden al nuevo escenario.

Internet debe ser campo de batalla continuo para las empresa

Si la empresa quiere acercarse a la sociedad, tiene que tener en cuenta que el nuevo cliente ya no es visitante esporádico o circunstancial de Internet. Está cada vez más conectado a la red de redes, "vive" en ella y cuenta con un mucho mayor acceso más a un gran volumen de información. Internet ya es la forma mayoritaria de buscar empleo de cualquier tipo. Raro es el usuario interesado en encontrar un trabajo que no cuelga su currículum online y ofrece sus servicios en vídeos que coloca en portales de empleo.

Esa realidad obliga a las empresas a tomar Internet como campo de batalla continuo en el que luchar para ofrecer a clientes muy informados las ventajas de sus productos o servicios. Para cubrir sus objetivos, la empresa tiene que garantizarse el éxito en Internet y eso pasa por dar mayor atención a su cliente y potenciar las relaciones. No solo implica mayor participación, sino una búsqueda continua de la innovación para que sus servicios sean percibidos como únicos.

 

Las ventajas empresariales de la adaptación a las nuevas tecnologías

Aprovechar esta nueva era digitalizada para tener mejor conocimiento de los clientes y de lo que estos necesitan debería contemplarse como una gran oportunidad para innovar no solo en servicios o productos. También en la forma de relacionarse con los usuarios y expandir la presencia de la marca propia, con la posibilidad de darse a conocer por ellos de una forma mucho más rápida.

Es obvio que todo aquel que renuncie a las nuevas herramientas digitales está desperdiciando oportunidades y perdiendo puntos básicos dentro del mercado. Incrementar las nuevas tecnologías aumenta también la productividad y la competitividad. Está demostrado, por ejemplo, que las empresas que están haciendo un uso eficaz del Big Data, están incrementando sus ingresos, en la actualidad, si las comparamos con aquellas que no lo hacen. Además, las posibilidades del nuevo marketing digital conceden la enorme ventaja de realizar una gestión más eficiente de estrategias encaminadas a mejorar la imagen de la empresa, así como su posicionamiento, en las diferentes redes sociales existentes.